¿Necesito una traducción simple o una traducción jurada?

Existen ciertas confusiones a la hora de encargar una traducción. Algunas personas no saben exactamente qué es una traducción jurada, para qué sirve y si realmente necesita una traducción jurada o con una traducción simple sería suficiente.

La traducción jurada es una traducción de documentos oficiales que es realizada por un traductor o intérprete jurado.

No todos los traductores son traductores jurados.

La Oficina de Interpretación de Lenguas (OIL) es el máximo órgano de la Administración General del Estado en materia de traducción e interpretación de lenguas. Fue fundada en 1527, ¡hace más de 500 años! por Carlos V con el nombre de Secretaría de Interpretación de Lenguas y hoy día es una de las unidades más veteranas del Ministerio.

En España, para ser traductor jurado, el traductor tiene que haber sido nombrado por el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación (MAEC), tener un número de Traductor e Intérprete Jurado y estar habilitado para ello mediante un carnet que se expide para tal fin. Este nombramiento acredita al traductor para realizar traducciones juradas de español y una lengua extranjera.

En otros países, la traducción jurada también se llama traducción pública, traducción oficial, traducción certificada,…pero todas las denominaciones se refieren a la misma traducción que es la que tiene carácter oficial, pues es realizada por un traductor jurado en España, un traductor público en Argentina y Uruguay, un traductor oficial en Colombia o un perito traductor oficial certificado en México. Al fin y al cabo, traductores que traducen, firman y sellan confiriéndole al nuevo documento traducido un carácter oficial.
La traducción jurada en España debe constar de un sello, una fotocopia del documento original fechada y sellada y de una fórmula:

 


(NOMBRE Y APELLIDOS)
Traductor/a-Interprete Jurado/a de (IDIOMA)
N.º (NÚMERO DE T/I JURADO)
Fórmula
«Don/Doña ………………………………………………………………..…. (nombre y apellidos), Traductor/a-Intérprete Jurado/a de ………………………….….. (idioma) nombrado/a por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, certifica que la que antecede es traducción fiel y completa al …………………………………….…………….. (lengua de destino) de un documento redactado en …………………………………….………….. (lengua de origen).
En ……………………………………..…. (lugar), a …………………………….……….. (fecha)»

Y ahora llega la gran pregunta: ¿necesito una traducción simple o una traducción jurada?

Algunas instituciones u organismos (ministerios, juzgados, universidades,…) exigen traducciones con carácter oficial, es decir, traducciones juradas. Las traducciones simples se convierten en juradas cuando tienen el sello y la firma del traductor jurado, de modo que pasan a ser traducciones con la misma validez legal que el documento original.

He ahí donde está la clave. Para saber si necesito o no una traducción jurada debo saber si necesito que el documento que voy a traducir tenga la misma validez legal que el original o no necesito que la tenga.
En TRADUZA Traductores Jurados de Zamora te asesoramos sobre cuál es la opción que mejor se adecúa a tus necesidades. No dudes en ponerte en contacto con nosotros. Puedes encontrar todos nuestros datos de contacto de @TRADUZA en www.traduza.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *